Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

El perfeccionismo y el riesgo

Hay dos aspectos que suelen demorarnos en el reconocimiento de nuestros dones o en su puesta en marcha: el binomio perfeccionismo – excelencia. El perfeccionismo se resume en tratar de hacer las cosas como no pueden ser y en ese afán intentamos ser excelentes. De hecho, creemos que la excelencia se logra a partir del perfeccionismo, pero no es así porque el perfeccionismo está lleno de miedo mientras que la excelencia está llena de confianza.

El perfeccionismo nos dice que todavía no somos suficientes y que los demás nos van a valorar según nuestros resultados. Más aún, el perfeccionismo es la negativa a dejarnos avanzar porque es una manera de justificarnos el no hacer lo que sentimos hacer (y si no lo reconocemos es muy difícil salir de él porque si lo disfrazamos de criterio). Pero lo más peligroso del perfeccionismo es que nos desconecta de nuestra mirada del alma porque sólo prestamos atención a nuestra mente, alejándonos de nuestro más alto propósito.

El riesgo

El riesgo no es negativo, el riesgo sólo me habla de la incapacidad que tengo para controlar todas las variables. Por eso una de las preguntas que deberíamos hacernos es: si pudiera controlarlo todo, ¿qué haría? Si apuntáramos a la acción y no a la reducción de riesgo, les aseguro que todo iría un poco más rápido.

Dicho esto, lo primero es darnos cuenta de que el riesgo siempre va a ser parte. Queremos controlarlo todo para anular el riesgo, pero no existe tal cosa como que este va a estar ausente porque es uno de los elementos de la vida. Por lo tanto, siempre tendremos que negociar con el riesgo, porque todo lo que ocurre va a estar supeditado a un montón de variables a las cuales algunas tenemos acceso y a otras no.

Además del perfeccionismo, la excelencia y el riesgo trato además estos temas:

  • La energía de la flexibilidad como antítesis del perfeccionismo
  • El control como negación a un aprendizaje necesario
  • Asumir la pérdida como una ganancia colateral
  • Las bondades del riesgo
  • Qué queremos decir realmente cuando decimos que no podemos hacer algo
  • Ejercicio sobre la premisa «Si no tuviera riesgo, ¿qué haría?»

El desarrollo de todas estas reflexiones pueden oírlo en este audio que comparto con los miembros de la Comunidad Bevione.

¿Aún no sabes de qué se trata la Comunidad? Es un espacio que he creado para apoyarte a conectar contigo mismo con el fin de que descubras, de manera consciente e intencionada, tu propósito de vida de modo que puedas vivir en un estado de bienestar integral.

En esta membresía comparto audios, meditaciones y lecciones que te ayudan a integrar mente/alma/espíritu para que potencies tu amor propio, pues este es el punto de partida para poder relacionarte armoniosamente con todo lo que te rodea.

<< Ejercicios para incentivar la manera de conectarnos con la abundanciaLos límites que nos ponemos relacionados con la edad y el tiempo >>