Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

La edad y el tiempo

Vamos a cerrar este Camino de los Talentos con una idea del mundo acerca de los dones, los talentos y la puesta en marcha de ellos: las nociones que tenemos respecto a la edad y el tiempo. Los límites que nos ponemos con la edad (bien porque somos o «muy jóvenes» o «muy mayores») es algo que nos decimos para salvarnos del coste emocional que supone ser un principiante, por eso, esta idea de valorarnos en base a la edad no deja de ser un gran distractor de nuestro más alto propósito. La edad ideal para hacer algo que sentimos es la edad en la que sentimos que debemos hacerlo.

En cuanto a la idea del tiempo, esta tiene que ver con el deseo de tener las cosas resueltas, acabadas, sin necesidad de pasar por el proceso de la vivencia por miedo a ser principiantes, pues nos sentimos muy vulnerables al exponernos ante algo que en apariencia «no tenemos dominado». Sobre esto diré siempre que es en la experiencia donde más ganamos sabiduría; es el hacer lo que nos va a tornear y a preparar.

Enfocarnos en el proceso más que en el resultado

Debe haber constantemente en nosotros una sensación de aventura en el camino de cumplir con nuestros dones, talentos y nuestros propósitos, y aquí vuelvo sobre el tema del riesgo, pero de un riesgo que se vive con la intensidad y con la alegría del alma, no con el miedo o el temor que nos da nuestro ego.

Al ego le preocupa el resultado, al alma le importa la experiencia. Por es la invitación es a no enfocarnos en los logros o en los productos finales, sino en el proceso, pues es ahí donde está el sabor de la abundancia.

Para profundizar más sobre esto les hablo además de:

  • Hacer que la edad juegue a nuestro favor
  • La edad vista como un logro, no como una explicación de certeza
  • El conocimiento no se perfecciona, la perfección viene de la puesta en práctica
  • El costo para el alma de demorarnos en tener ciertas experiencias
  • Ejercicio: «¿Qué es lo terrible que puede pasar si tengo éxito?

El desarrollo de todas estas reflexiones pueden oírlo en este audio que comparto con los miembros de la Comunidad Bevione.

¿Aún no sabes de qué se trata la Comunidad? Es un espacio que he creado para apoyarte a conectar contigo mismo con el fin de que descubras, de manera consciente e intencionada, tu propósito de vida de modo que puedas vivir en un estado de bienestar integral.

En esta membresía comparto audios, meditaciones y lecciones que te ayudan a integrar mente/alma/espíritu para que potencies tu amor propio, pues este es el punto de partida para poder relacionarte armoniosamente con todo lo que te rodea.

<< Diferencias entre el perfeccionismo y la excelencia