Para sanar la herida del abandono es necesario empezar por nosotros mismos; revisando cómo nos estamos tratando, qué nos estamos diciendo y qué es lo que realmente necesitamos.
Para poder ver este contenido debes pertenecer a la Comunidad. Te invitamos a suscribirte AQUÍ para tener acceso a TODO el contenido.
Si ya eres parte de la Comunidad, para ingresar.