Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

Relaciones y amor hay por todos lados

Los padres y la familia

Las primeras relaciones que tenemos son con nuestros padres y, por extensión, con la familia. De nuestros padres recibimos el primer y más grande gesto de amor, que es traernos a la vida, pero con ellos también aprendemos la primera herida: la del merecimiento. ¿A qué se refiere esto? A que cuando quisimos recibir algo en nuestra infancia, y no lo obtuvimos, sentimos que fue por no creernos suficientes ni merecedores de “eso”.

Por eso la figura de los padres es fundamental para entender cómo nos relacionamos con el resto de las personas, porque aquello que tengamos pendiente con estos (lo que pedimos y “no se nos concedió”) lo vamos a tener pendiente también en aquellas relaciones importantes para nosotros.

Nota mental: hacer las paces con esta parte de nuestra memoria personal es crucial para aliviar las relaciones en el presente.

Pero no todo son dolores ni traumas… Porque la familia es a su vez el espacio en donde nos sentimos en mayor capacidad para amar. Es el campamento donde aprendemos la disposición a amarnos más allá de todo. De hecho, hoy en día tenemos mayor consciencia de que las familias están determinadas por la intención de amarnos, trascendiendo la forma en la que se constituye el núcleo social.

Un pensamiento especial a los nuevos formatos de familia que dejaron atrás los prejuicios y las viejas estructuras para dar paso al amor.

Un pequeño apartado sobre los amigos

El viejo concepto de amistad puede que esté un poco vencido porque la amistad tradicional estaba basada en las coincidencias. En cambio hoy la amistad consiste en el encuentro de personas con las que las diferencias quedan apagadas o disminuidas frente a la decisión de conectarnos. ¡Y ahí es donde aparece la verdadera energía del amor!

La felicidad, los otros y yo

¿Quieren un concepto de felicidad? Es la expresión de la coincidencia entre la experiencia física y la experiencia espiritual.

¿Quieren “la fórmula” de la felicidad? Elijan hacer siempre lo que los hace sentir en paz y luego compártanlo con el otro.

Y si es tan simple, ¿por qué nos cuesta tanto ser felices? En el mundo de los 5 sentidos buscamos la felicidad afuera: creemos que nos hace felices el otro, lo que vemos en él o ella, pero eso nos ata al pensamiento que tenemos de ese alguien y nos aleja de nosotros.

Entonces aquí amplío un poco más “la fórmula” de la felicidad: la razón de nuestra felicidad no se puede alcanzar en otros porque la felicidad se comparte entre las personas, no proviene del otro para yo obtenerla. De ahí que no podamos seguir poniendo en el otro la necesidad de nuestra felicidad.

Una certeza: si hay alguna expectativa puesta afuera tendremos un boleto a la infelicidad garantizados.

Usemos el amor para trascender el miedo

No podemos conectarnos con el amor y, en consecuencia, con ninguna relación saludable si nos envolvemos en los juegos del miedo. El secreto está no en tratar de acabar con los miedos, sino en ser más amorosos y eso se logra así:

  1. Ante cada decisión preguntándonos: ¿es esto lo más amoroso que podemos hacer?
    El ego siempre va a dar su opinión, pero para saber si estamos operando desde el amor y no desde la mente se sentirá en paz.
  2. Ocupándonos de nosotros y dejando de pedirles a los otros lo que sí somos capaces de darnos.
  3. Asegurándonos de que cada decisión se siente en paz.
  4. Asumiendo que no somos víctimas de nada ni de nadie y que solo usamos el mundo como una pared para nuestras proyecciones.
  5. Tomando la responsabilidad de crear las mejores experiencias posibles.

Recomendaciones para comprender mejor este tema

Comprendo que en este punto nos manejamos con conceptos muy específicos. Por aquí te dejo algunas pistas que te serán de gran ayuda para ponerte en contexto:

  1. Junio: el mes de los balances
  2. Julio: todo un mes para hablar de relaciones
  3. Mirarnos para relacionarnos
  4. Somos más que el centro de nuestras relaciones: ¡somos el origen!
  5. Amar puede ser un desafío… ¡y quizás el más grande de todos!

Si quieres ahondar más en estos temas, puedes suscribirte a nuestra Comunidad y disfrutar de todos los contenidos.

¿Aún no sabes de qué se trata la Comunidad? Es un espacio que he creado para apoyarte a conectar contigo mismo con el fin de que descubras, de manera consciente e intencionada, tu propósito de vida de modo que puedas vivir en un estado de bienestar integral.

En esta membresía comparto audios, meditaciones y lecciones que te ayudan a integrar mente-alma-espíritu para que potencies tu amor propio, pues este es el punto de partida para poder relacionarte armoniosamente con todo lo que te rodea. Además, cada mes celebramos un encuentro en vivo que sirve para profundizar todas las lecciones, hacer preguntas e interactuar conmigo y otros miembros de la Comunidad.
También, al ser parte de nuestra Comunidad, podrás disfrutar de estos beneficios:

✓ Descuentos en Productos Digitales del 50% para quienes tengan + de 3 meses
✓ Descuentos en Conferencias Presenciales del 20% para quienes tengan + de 6 meses
✓ Descuentos en Spiritual Bootcamps del 10% para quienes tengan + de 12 meses
✓ Descuentos en Viajes del 10% para quienes tengan + de 12 meses
✓ Participación en el sorteo mensual de una mentoría

¿Nos vemos por allá?

<< RESUMEN ETAPAS 18 AL 23 | Amar puede ser un desafío… ¡y quizás el más grande de todos!
(Visited 40 times, 1 visits today)