Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

El miedo como argumento mental

Del miedo hemos hablado muchas veces. Vamos a recordar lo que hemos dicho: el miedo es un argumento mental, por lo tanto, no está basado en hechos, vivencias, experiencias o realidades, sino en las interpretaciones que hemos hecho de todo esto. Al ser el miedo la interpretación de lo que hemos vivido, no ocurre en otro lugar más que en nuestro pensamiento. Más aún, en realidad el único temor posible es cuando no sabemos ver a la cara al miedo y le tememos porque lo imaginamos según lo que nos cuenta.

Si bien hay muchas maneras de acercamiento a nuestros temores, la experiencia de la observación nos va a ayudar con la tarea de buscar los pensamientos de miedo para entender que son solo eso: construcciones mentales. Ahora bien, como es muy difícil reconocer este tipo de pensamientos cuando nos hemos puesto a la tarea a pillarlos, porque se disfrazan muy bien, entonces lo que haremos estos días será observar toda actitud defensiva.

El camuflaje del miedo: las actitudes defensivas

En las actitudes defensivas, en las estrategias para defendernos o en las planificaciones de ataque están las pistas para darnos cuenta de cuál es la idea que está en nuestra mente que estamos defendiendo. Un buen ejercicio para ese momento es preguntarnos, sin mayor sobreanálisis, ¿a qué temo? Toda la historia que se construya en torno a eso será justamente el argumento del miedo.

Una vez que tengamos la respuesta lo siguiente será hacer silencio y observarla, para ya no volver a confundir el miedo con algo que puede ser verdad. La meta es dejar de temerle al miedo y pasar a comprenderlo; ser capaces de lograr esto equivale a independizarnos de nuestra mente y de las historias, muchas veces terroríficas, que nos cuenta.

Otros puntos centrales a tener en cuenta al momento de observar el miedo son:

  • El cuerpo: el lugar donde se manifiestan los miedos
  • Las contracciones físicas como espejo de nuestras contracciones energéticas
  • Diferencia entre un pensamiento de miedo y un pensamiento que refleja algo de verdad
  • El silencio entendido no como ausencia de sonido, sino como espacio de observación y de quietud interna

El desarrollo de todas estas reflexiones pueden oírlo en los audios que comparto con los miembros de la Comunidad Bevione.

¿Aún no sabes de qué se trata la Comunidad? Es un espacio que he creado para apoyarte a conectar contigo mismo con el fin de que descubras, de manera consciente e intencionada, tu propósito de vida de modo que puedas vivir en un estado de bienestar integral.

En esta membresía comparto audios, meditaciones y lecciones que te ayudan a integrar mente/alma/espíritu para que potencies tu amor propio, pues este es el punto de partida para poder relacionarte armoniosamente con todo lo que te rodea.

Si quieres ahondar más en estos temas puedes suscribirte a la membresía de nuestra Comunidad y disfrutar de todos los contenidos. ¡Te espero!

<< Las emociones: reacciones de mi menteNo es lo mismo sentir que sentir emociones >>
(Visited 165 times, 4 visits today)