Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

Observar nuestras emociones

En el audio anterior trabajamos la observación de lo que ocurre en nuestra mente. En este pedacito del camino vamos a dar un paso más hacia abajo, hacia el cuerpo: vamos a atender las emociones. Digamos que las emociones son ese punto de encuentro entre cuerpo y mente: cuando la mente ofrece un pensamiento el cuerpo tiene una reacción. Esa reacción es la emoción.

Cuando reaccionamos a algo que nos dicen es porque nuestro pensamiento elabora una historia entorno a eso y esa actividad que está en mi mente es la que genera las emociones que estoy teniendo en tal momento. Por eso nuestras emociones nunca tienen que ver con lo externo y mientras más nos identificamos con el pensamiento más reactivos somos emocionalmente.

El espacio para la emoción

Observar una emoción será básicamente lo mismo que hemos hecho al observar nuestros pensamientos. En este caso vamos a encontrar un espacio para disponernos a aquietarnos en el momento del día en el que lo necesitemos y enfocar toda nuestra atención en lo que estamos sintiendo. No vamos a reprimir nuestras emociones, no vamos a detenerlas, ni vamos a exagerarlas, tampoco vamos a meternos en ellas, sólo vamos a observar cómo el cuerpo las siente.

Este ejercicio es importante porque muchas veces creemos que no estamos sintiendo, pero cuando hacemos silencio nos damos cuenta de que están aflorando emociones que no habíamos sentido. Y lo peligroso de ignorar la emoción es que no podemos reconocerla y al no reconocerla se queda en el cuerpo, entonces, muchas veces esas emociones no validadas son las que nos llevan a concentrar una energía que deriva en enfermedad.

A propósito de todo esto ahondo además en:

  • La coexistencia del pensamiento y la emoción.
  • Observar la emoción para aliviar la mente.
  • Lo que dice mi pensamiento lo siente mi cuerpo.
  • ¿Creerle a mi mente o creerle a mi emoción?
  • La respiración como puente entre la emoción y la consciencia.
  • Atravesar todas las emociones para dejar de temerles.
  • La vivencia de la emoción desde la distancia de la observación.

El desarrollo de todas estas reflexiones pueden oírlo en este audio que comparto con los miembros de la Comunidad Bevione.

¿Aún no sabes de qué se trata la Comunidad? Es un espacio que he creado para apoyarte a conectar contigo mismo con el fin de que descubras, de manera consciente e intencionada, tu propósito de vida de modo que puedas vivir en un estado de bienestar integral.

En esta membresía comparto audios, meditaciones y lecciones que te ayudan a integrar mente-alma-espíritu para que potencies tu amor propio, pues este es el punto de partida para poder relacionarte armoniosamente con todo lo que te rodea. Además, cada mes celebramos un encuentro en vivo que sirve para profundizar todas las lecciones, hacer preguntas e interactuar conmigo y otros miembros de la Comunidad.

También, al ser parte de nuestra Comunidad, podrás disfrutar de estos beneficios:

✓ Descuentos en Productos Digitales del 50% para quienes tengan + de 3 meses
✓ Descuentos en Conferencias Presenciales del 20% para quienes tengan + de 6 meses
✓ Descuentos en Spiritual Bootcamps del 10% para quienes tengan + de 12 meses
✓ Descuentos en Viajes del 10% para quienes tengan + de 12 meses
✓ Participación en el sorteo mensual de una mentoría

<< ¿Eres capaz de ser imparcial con tus pensamientos?El miedo: ¿temerlo o comprenderlo? >>
(Visited 76 times, 1 visits today)