Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

El poder

El verdadero poder personal es la alineación del alma, la esencia y la personalidad. Ahora bien, cuando ponemos el poder en términos de los dones se traduce de este modo: si mi personalidad no está a favor de mi espíritu, de mi esencia del alma, ni en función del mundo y de lo que debe hacer, no vamos a estar empoderados.

Pero, ¿cómo podemos descubrir nuestro poder? Detrás de nuestros enojos, detrás de nuestra ira es donde podemos descubrir nuestro poder, ese que está listo y sin usar, pero que hemos cubierto con emociones. La ira y el enojo nos marcan con mucha precisión hacia dónde queremos ir, dónde hemos estado y con qué hemos negociado. Nos hacen saber lo que no nos ha gustado y lo que no nos corresponde porque no es nuestro y lo hemos elegido en su momento.

Por eso, para ubicar nuestro poder en dos pasos solo debemos: 1) buscar aquellas situaciones o personas con las que seguimos enojados, para identificar qué usamos como excusa para nosotros no ejercer nuestro poder y 2) preguntarnos a dónde queríamos ir y no fuimos, qué es lo que queríamos hacer que no pudimos o no nos animaron o no nos dejaron (según diga nuestra ira).

Lo que la envidia nos muestra

Dentro de la figura de la ira hay algunas variaciones, como por ejemplo la envidia. La envidia no es más que admiración mal puesta, admiración con miedo. Cuando admiramos algo en alguien, esa persona o esa situación nos está mostrando lo que es posible para nosotros.
En realidad es algo que es nuestro, pero estamos permitiéndonos verlo en otro hasta que podamos asumirlo.

Esto también significa que cuando nos enojamos porque no tenemos lo que el otro tiene en el fondo estamos reconociendo que eso es lo que merecemos. Tenemos que revisar qué logros nos enojan de los demás porque nos indican que eso lo podemos tener o lo podemos hacer, sólo que no lo hemos aceptado y estamos poniendo el poder en la otra persona.

La invitación es usar a favor esto porque son las pistas que nos van mostrando cómo nos hemos limitado nosotros mismos y dónde nuestro poder se ha quedado estancado. Para más detalles he ahondado además en estas cuestiones:

  • Diferencias entre ocupar una posición de poder y estar empoderados
  • El combo de negatividades para extraer lo positivo
  • La forma negativa de reconocer lo que realmente nos merecemos
  • La vergüenza como mecanismo de control y como paso a la libertad

El desarrollo de todas estas reflexiones pueden oírlo en este audio que comparto con los miembros de la Comunidad Bevione.

¿Aún no sabes de qué se trata la Comunidad? Es un espacio que he creado para apoyarte a conectar contigo mismo con el fin de que descubras, de manera consciente e intencionada, tu propósito de vida de modo que puedas vivir en un estado de bienestar integral.

En esta membresía comparto audios, meditaciones y lecciones que te ayudan a integrar mente/alma/espíritu para que potencies tu amor propio, pues este es el punto de partida para poder relacionarte armoniosamente con todo lo que te rodea.

<< Puntos de enfoque para ejercitar la seguridad en tiEjercicios para incentivar la manera de conectarnos con la abundancia >>