Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

La importancia de sentirnos seguros

Algunas veces la limitante para alcanzar nuestro más alto propósito no es el no haber identificado nuestros dones y talentos, sino dudar de ellos. Este gesto de no sentirnos seguros de los bienes con los que nuestra alma nos ha provisto nos distrae del camino. Tal inseguridad la fuimos aprendiendo poco a poco desde la niñez hasta que olvidamos que en nuestra esencia fuimos dotados con certeza interna.

A corta edad, cuando empezamos a hacer lo que somos o a elegir, fuimos teniendo la pauta o pistas de lo que vinimos a hacer en el mundo (pensemos en cuando éramos pequeños y escogíamos nuestros juguetes… esa elección de con qué disfrutar no estaba determinada por la conveniencia, porque no estábamos especulando, provenía de la autenticidad). Sin embargo, ahí también comenzaron a aparecer las opiniones de los demás: padres, maestros e ideas religiosas o culturales nos fueron limitando con sus prejuicios. Entonces la falta de seguridad en nosotros ―con respecto a quienes somos y en poder hacer una vida con nuestros dones y talentos― tiene sus primeras raíces en nuestra infancia.

La necesidad de apresurar la manifestación

Es nuestra inseguridad la que nos empuja a querer apresurar la manifestación: tratando de sentirnos seguros nos apuramos, queremos que todo ocurra rápido porque la inseguridad nos dice «es posible que no ocurra». Y, justamente, en ese esfuerzo alteramos el proceso de cómo la vida se mueve, nos caemos y nos frustramos. Por lo tanto, al aplicar esta fórmula para estar más seguros lo que conseguimos es sumar más inseguridad, hasta bloquearnos.

La manera de contrarrestar esto es entender que, cuando hay inseguridad, el proceso para ganar seguridad es empezar a hacer, empezar a confiar, pero poco a poco. Hay que ir despacio para ir consolidando, dejar de exigirnos y no tratarnos mal porque las cosas no salen bien. Es importante tratarnos con suavidad para ir recobrando la confianza en nosotros y en nuestros dones y talentos.

Para fortalecer el músculo de la seguridad he decidido trabajar este tema de una forma más práctica, por ello he preparado un ejercicio cuyo fin es mirar lo negativo que tiende a limitarnos. Nos enfocaremos en:

  • El valor de la escritura para poner afuera aquello que adentro no podemos reconocer tan fácilmente
  • Respetar la espontaneidad del fluir de nuestra conciencia: todo lo que sale de nosotros es valioso
  • Nuestras creencias acerca de nosotros y nuestros talentos
  • El trabajo con las afirmaciones para reconectarnos con nuestro poder

El desarrollo de todas estas reflexiones pueden oírlo en este audio que comparto con los miembros de la Comunidad Bevione.

¿Aún no sabes de qué se trata la Comunidad? Es un espacio que he creado para apoyarte a conectar contigo mismo con el fin de que descubras, de manera consciente e intencionada, tu propósito de vida de modo que puedas vivir en un estado de bienestar integral.

En esta membresía comparto audios, meditaciones y lecciones que te ayudan a integrar mente/alma/espíritu para que potencies tu amor propio, pues este es el punto de partida para poder relacionarte armoniosamente con todo lo que te rodea.

<< Consejos para ejercer tus dones y talentos¿Sientes que tu poder interior ha quedado estancado? >>