Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

El trabajo

He querido plantear este tema porque creo que es necesario que nos hagamos conscientes de lo que significa trabajar desde la versión del mundo. Tal y como lo hemos asumido los seres humanos, el trabajo está asociado con un esfuerzo necesario para nuestra supervivencia (la del cuerpo físico, la de la encarnación); incluso lo hemos relacionado con ofrecer algún tipo de sacrificio en tiempo, dedicación o hasta en gustos a cambio de sobrevivir materialmente.

…Pero si entendiéramos que trabajar sin ejercer los dones nos lleva a ir perdiendo la vida o el sentido de la vida, rápidamente comprenderíamos que el trabajo no tiene nada de supervivencia. Y esto no significa que el ejercicio de nuestros dones y nuestros talentos no implique un trabajo, para nada, es solo que este no supone un sacrificio. Se trata de un trabajo que es una celebración de la vida cada vez que lo llevamos a cabo, y por el gozo que nos aporta lo solemos tomar con un hobbie y relegarlo a nuestro «tiempo libre».

Nuestra misión y nuestros dones

Cuando pensamos en nuestros dones y talentos la mayoría de las veces queremos ponerlos en función o al servicio de los demás, pues aspiramos a que estos sean validados o que tengan alguna trascendencia por su impacto en el otro. No obstante, la verdad de nuestros dones y talentos es más simple y contundente: nos fueron concedidos para ejercerlos, no para ayudar a nadie; comprender esto y accionar en concordancia es el trabajo en sí. Nuestra función en el mundo ―si bien siempre impacta en los otros― está definida en exclusivo por hacerme cargo de lo que vine a hacer y hacerlo.

Sin duda que al alinearnos con nuestro propósito de vida, ayudaremos a los demás, pero esa nunca será la primera tarea. La misión principal de ejercer nuestros dones tiene que ver sólo con el hecho de que estamos aquí para sumar a la vida de los otros una vez estamos felices haciendo lo que nos toca hacer.

Más ideas en torno al trabajo asociado con nuestros dones y talentos que amplío son:

  • El pago como recompensa «siempre insuficiente» por dar nuestra vida a cambio
  • Cómo es la experiencia del trabajo cuando está alineado con nuestros dones y talentos
  • El valor que nos aporta hacer un trabajo que está al servicio de nuestro propósito de vida
  • Lo improbable de no ejercer nuestros dones a lo largo de la vida
  • La importancia para nosotros de ser conscientes del ejercicio permanente de nuestros dones

El desarrollo de todas estas reflexiones pueden oírlo en este audio que comparto con los miembros de la Comunidad Bevione.

¿Aún no sabes de qué se trata la Comunidad? Es un espacio que he creado para apoyarte a conectar contigo mismo con el fin de que descubras, de manera consciente e intencionada, tu propósito de vida de modo que puedas vivir en un estado de bienestar integral.

En esta membresía comparto audios, meditaciones y lecciones que te ayudan a integrar mente/alma/espíritu para que potencies tu amor propio, pues este es el punto de partida para poder relacionarte armoniosamente con todo lo que te rodea.

<< Aspectos que te ayudarán a identificar tu propósitoPuntos de enfoque para ejercitar la seguridad en ti >>