Pregunta:

¿Cómo manejas tus momentos de bajo ánimo a la hora de trabajar en lo que haces?

Respuesta:

Cuando hacemos algo que tenemos muchas ganas de hacer, no necesitamos buscar la motivación. La motivación es consecuencia de estar conectado a algo que es real en mí, y si no hay motivación es porque no es real. No trates de motivarte, trata de buscar algo real. Mi camino en los últimos 20 años ha sido respetar aquello que siento y quiero hacer. A veces me preguntan de dónde saco tanta energía. Bueno, haciendo lo que siento que debo hacer. Cuando nos empujamos para hacer lo que no sentimos, eventualmente lo vamos a abandonar, o puede que ni siquiera lleguemos a iniciarlo. No trabajo para complacer condiciones externas, trabajo desde mis propias necesidades. No trabajo en función de lo que ustedes quieren recibir de mí, lo hago en función de lo que yo necesito dar de mí. No necesito un impulso externo, no necesito gente que esté interesada en lo que tengo para ofrecer. Necesito hacerlo, ofrecerlo sabiendo que eso atraerá gente que podrá disfrutar, recibir aquello que tengo para dar. Por lo tanto, lo primero es preguntarnos: ¿Qué es lo que estoy dispuesto a ofrecer? No hablo de lo que tengo, que siempre es mucho, sino de lo que efectivamente estoy dispuesto a compartir hoy y aquí. La única manera de inspirar es creando desde la autenticidad, sin máscaras. No inspiramos siendo siempre bonitos y felices; inspiramos siendo lo que somos en cada momento, incluyendo los momentos difíciles. Cuando nos mostramos así de auténticos, estamos inspirando, estamos recordando que equivocarse es parte natural de la vida, que cansarse es parte a veces de la vivencia.

Contact / Location
Events / Calendar