Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

Cuando tomamos consciencia de nuestro apego, es necesario que pongamos distancia física y vivamos el duelo que conlleva el dejar ir. Luego de ese dolor, viene la evolución; estaremos más dispuestos para escuchar nuestras necesidades, y atenderlas nosotros mismos, en vez de pedirlas al otro.

No puedo dejarlo ir >>