Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

Cuando de vivir auténticamente se trata no hay trucos ni secretos, tampoco nada nuevo por descubrir. Ser auténticos es reflejar lo que ya somos, a la imagen y semejanza de lo que ha diseñado el alma, y que no va a cambiar, por mucho que intentemos disfrazarlo con deseos que nada tienen que ver con nuestra verdad.

Siempre lo digo: el acto de amor más grande que puede tener una persona consigo misma es ser auténtica. Solemos pensar que esta elección implica riesgos. Y entonces aparecen los miedos, sobre todo, el miedo a perder algo en particular o que cambie negativamente. Pero esto lo que hace es postergarnos en nuestro camino. En cualquiera de los casos, la única pérdida dolorosa que podemos sentir es perdernos a nosotros mismos.

Para integrar la autenticidad es necesario observarnos y empezar a descubrir eso que siempre hemos sido, que nos mueve. Se trata de aceptarnos, dejar de huir(nos) y decirle que sí a lo que se siente propio, que nos va a permitir conectar con el mundo restando nuestros miedos. En ese sentido, la autenticidad nos facilita la experiencia de vida, que renunciemos a las dependencias externas y tomemos acción para que lo que hacemos se parezca a lo que sentimos.

Reconocer la intención para conectarme con la autenticidad

Si queremos ofrecer nuestra versión auténtica, y además, disfrutarla con mayor propósito, debemos empezar por revelar la intención que está detrás de lo que hacemos. Para hacerlo es válido preguntarnos: ¿Para qué hago esto? ¿Qué me impulsa? ¿Qué quiero experimentar haciendo esto? Y para encontrar todas estas respuestas te propongo la siguiente ruta:

  1. Tomar una pausa para darnos cuenta de lo que nos mueve y poder tomar decisiones desde un lugar reflexivo.
  2. Escuchar y obedecer al cuerpo, que siempre nos dice la verdad: si se estresa o comprime, nos hace saber que la intención no coincide con la acción.
  3. Hacernos más preguntas a nosotros que a los demás. De nuevo, escucharnos nos va a ayudar a entender si eso que haremos revela la intención.

Si ejerzo mis valores entonces soy auténtico

Lo que nos va a permitir establecer una vida auténtica desde la raíz es identificar nuestros valores e incluirlos en todo lo que proyectamos hacia el mundo, pues estos reflejan cómo nos sentimos y percibimos.

Para descubrir cuáles son los valores que nos sintonizan, debemos:

Reconocer los valores que sentimos propios: aquellos con los que estamos dispuestos a comprometernos y que nos representan a plenitud.

Determinar en qué momento o con cuáles personas quedan en evidencia nuestros valores: no para castigarnos sino para darnos cuenta y estar atentos a las situaciones en las que tendemos a traicionarlos o negociarlos.

Revisar los valores que quisiéramos integrar: para tener una pauta de los tiempos que siguen, conocer hacia donde quisiéramos evolucionar.

Visualizar situaciones en las que podamos activar los valores que queremos incorporar: para tener mayor claridad al incluirlos o para detectar si son experiencias ya conocidas, que solo ameritan que ajustemos la acción.

El bienestar como la autenticidad ya está en nosotros

El bienestar es nuestro estado natural, es consecuencia no causa. No necesitamos “estar bien” para luego hacer lo que sigue, necesitamos hacer algunas cosas para que el bienestar cobre fuerza. Lo mismo pasa con la autenticidad, basta con reconocerla para que se refleje en todo lo que hacemos.

Y para crear un patrón que nos permita sostener la autenticidad, donde nos sintamos cómodos siendo quienes somos, debemos empezar por darnos cuenta de lo que colabora con nuestro bienestar. Identificar lo que no representa un desafío interno e incorporarlo en
nuestras tareas diarias. De esta manera, nos aseguraremos de que se mantenga para usarlo en cualquier momento.

Si quieres ahondar más en estos temas, puedes suscribirte a nuestra Comunidad y disfrutar de todos los contenidos.

¿Aún no sabes de qué se trata la Comunidad? Es un espacio que he creado para apoyarte a conectar contigo mismo con el fin de que descubras, de manera consciente e intencionada, tu propósito de vida de modo que puedas vivir en un estado de bienestar integral.

En esta membresía comparto audios, meditaciones y lecciones que te ayudan a integrar mente-alma-espíritu para que potencies tu amor propio, pues este es el punto de partida para poder relacionarte armoniosamente con todo lo que te rodea. Además, cada mes celebramos un encuentro en vivo que sirve para profundizar todas las lecciones, hacer preguntas e interactuar conmigo y otros miembros de la Comunidad.

También, al ser parte de nuestra Comunidad, podrás disfrutar de estos beneficios:

✓ Descuentos en Productos Digitales del 50% para quienes tengan + de 3 meses
✓ Descuentos en Conferencias Presenciales del 20% para quienes tengan + de 6 meses
✓ Descuentos en Spiritual Bootcamps del 10% para quienes tengan + de 12 meses
✓ Descuentos en Viajes del 10% para quienes tengan + de 12 meses
✓ Participación en el sorteo mensual de una mentoría

¡Te espero por allá!

¡Cuidado! ¡El deseo es una trampa! >>
(Visited 117 times, 1 visits today)