El bienestar es la base de nuestra autenticidad. No podemos animarnos a expresarnos si nos sentimos mal. Pero el bienestar se cultiva, es consecuencia, no es causa. En este paso advertiremos lo que “nos hace bien” para diferenciarlo de lo que no nos sumará energía. Y aprenderemos a vivir alertas.
Suscríbete y obtén acceso completo a la Comunidad y todo su contenido.