Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

Nuestra verdad y la verdad del mundo

Estamos profundizando en una nueva visión del mundo y de nosotros mismos en la que el verdadero dentro de nosotros ya no tiene que ver con un espacio en nuestro cuerpo físico sino con un espacio en nuestra conciencia. Es desde ahí donde ahora estamos observando el mundo. Para desarrollar mejor esta idea me he apoyado en mi libro Silencio, vivir en el espíritu.

En este texto digo que en el silencio empezamos a ver dos verdades: la nuestra y la del mundo. Cuando hemos hecho el trabajo de ser observadores silentes podemos distinguir el discurso del mundo y nuestro propio discurso, la expectativa del mundo y nuestro deseo real. Solo en ese momento empezamos a notar la diferencia entre el mundo y nosotros, y comienza a revelarse nuestra verdad.

Vivir según nuestra visión, a pesar del miedo

A veces, cuando vemos las dos verdades, nos da miedo y nuestra mente nos dice que eso no puede ser, que debemos adaptarnos al mundo, ser más dóciles, menos rebeldes y todos estos discursos que nos quieren llevar a estar a favor de lo general. Por eso es posible que cuando empecemos a descubrir nuestra verdad vuelva a aparecer el miedo. Y el miedo va a tratar de acercarnos a empujones a aceptar las dos verdades hasta que nos cansemos de hacerlo y aceptemos que entre nuestra verdad y la del mundo hay una distancia y que debemos aprender a vivir con eso.

Lo realmente importante es encontrar nuestra propia visión, nuestra propia verdad. Si ya la hemos descubierto, si ya sabemos lo que es y lo que no es para nosotros, el silencio hará más clara esa distancia y la pondrá al descubierto. Al final del día esto nos servirá para encontrar nuestro pequeño espacio dentro del amplio espacio que representa el mundo.

Otros temas a tener presentes al momento de plantearnos nuestra verdad y la verdad del mundo son:

  • La bendición de que mi verdad no coincida con la verdad del mundo
  • El alimento del miedo: la opinión externa
  • Nuestra verdad y la del mundo deben coexistir, no concordar ni imponerse
  • La paz viene de aceptar nuestra propia verdad tal y como es
  • La certeza de nuestra verdad como vía para convivir con la experiencia del mundo

El desarrollo de todas estas reflexiones pueden oírlo en este audio que comparto con los miembros de la Comunidad Bevione donde estoy compartiendo más contenido sobre el camino del silencio.

¿Aún no sabes de qué se trata la Comunidad? Es un espacio que he creado para apoyarte a conectar contigo mismo con el fin de que descubras, de manera consciente e intencionada, tu propósito de vida de modo que puedas vivir en un estado de bienestar integral.

En esta membresía comparto audios, meditaciones y lecciones que te ayudan a integrar mente/alma/espíritu para que potencies tu amor propio, pues este es el punto de partida para poder relacionarte armoniosamente con todo lo que te rodea.

Si quieres ahondar más en estos temas puedes suscribirte a la membresía de mi Comunidad y disfrutar de todos los contenidos.

<< Así como es adentro es afueraLos regalos del silencio >>