Llegamos a la última etapa del Peregrinaje 2020 donde, de alguna manera, daremos forma a lo que hemos venido aprendiendo en todos los caminos. Es momento no solo de crear dentro de nosotros lo que imaginamos, sino de manifestar conscientemente lo que hemos creado.

¿Cuál es la intención de todo esto? Afirmarnos al lugar donde ya hay una certeza, justo en nuestro corazón. Observarnos, observar la vida, nuestro destino, lo que está por ocurrir. Esto nos va a llevar a nunca más dudar de que somos merecedores y podemos crear.