Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

Somos un engranaje de nuestro sistema familiar, pero no somos todo el sistema. Podemos (y debemos) empezar a generar un cambio. Primero en nosotros, para que luego pueda haber ajustes en nuestro entorno.

Tensiones en los encuentros de familia >>