Cambiemos de una actitud reactiva a una amorosa, elijamos la paz y hagamos uso de nuestro derecho natural de poder vivir en plenitud.