Animémonos a renunciar a la crítica, el ataque y al juicio, a través de la energía más bonita que podemos ofrecer: las bendiciones. Al bendecir, elegimos ver lo mejor de lo que está frente a nosotros.