Más allá de ignorar y condenar al agresivo, debemos ver qué ocurre con él, reconocer que detrás de la agresividad hay una herida, y que podemos brindarle a esa persona un poco de otra energía -la del amor- que posibilite un cambio.
Suscríbete y obtén acceso completo a la Comunidad y todo su contenido.