Haz clic en el icono + para visualizar el resto del contenido.

La importancia del primer aliento

Digamos que la primera respiración, de todas las transiciones de la vida humana, es la más importante: estamos eligiendo llegar al mundo y vivir la experiencia del gran cambio que supone dejar de usar la placenta para usar por primera vez los pulmones (no significa que estos antes no estaban siendo usados, solo que el mayor recurso de oxígeno venía a través del cordón umbilical). Cuando salimos al mundo dependemos absolutamente de lo que nuestros pulmones reciben a través de lo que estamos experimentando en relación a lo externo.

A su vez, la primera respiración es también el primer trauma ―conocido como el trauma de nacimiento―, que es lo que va a impregnar el sentido de búsqueda de nuestra vida. Por ejemplo, si al nacer nos hemos sentido ahogados, al crecer sentiremos mayor necesidad de libertad o incluso podemos tener una actitud de rebeldía. Esto, en sí mismo, no es ni bueno ni malo. De hecho, ese trauma de nacimiento puede ayudar al bebé a desarrollar más adelante una personalidad que no se involucra con aquello que lo minimiza o con aquello que lo hace sentir débil.

La suma de todo esto implica que el alma tiene un propósito y que va a usar el cuerpo que eligió para encarnar porque necesita experimentar ciertas percepciones (en este caso relacionadas con la forma como respiramos) con el fin de evolucionar.

El poder de modificar la respiración

El solo hecho de que la respiración nos dé vida nos habla mucho de su poder: proviene del alma y el alma es lo más cercano que tenemos a esa energía, a esa «fuente» que llamamos Dios. Ocurre en el cuerpo y podemos modificarla, pero no nos pertenece. Tomar conciencia de esto es un acto de reverencia y de gran humildad, porque nos damos cuenta de que estamos aquí al servicio de la vida, pero que la vida no está determinada por nosotros.

Al poner atención a la respiración le permitimos que nos lleve a un espacio de quietud interna donde reconectamos con nuestra alma y, por la configuración propia de nuestro organismo, vamos llegando a un estado de bienestar que no ha sido provocado desde el esfuerzo, sino gracias al enfoque en la respiración. Esta conciencia marca una gran diferencia en nuestra mente porque la sacamos del automatismo de los saltos al pasado o al futuro. No en vano la mayoría de las técnicas de meditación usan la respiración, pues es lo que nos permite desconectarnos de aquello que nos mantiene ocupados.

Otros puntos valiosos a tener en cuenta sobre este tema:

  • El alma propone vías para su expansión (como el trauma de nacimiento) porque son las que le permiten expresarse y que florezca a partir de los momentos de dualidad o de temor.
  • Cada experiencia del cuerpo es para activar los recursos que el alma ha elegido vivir para trascender.
  • La respiración ocurre en el cuerpo, pero no es del cuerpo. La respiración viene del alma. Por lo tanto, no somos dueños de la respiración, somos dueños del proceso.
  • Hay algo muy valioso en la respiración, además de la respiración en sí misma, y es que está ocurriendo en este momento, permite el contacto inevitable con el presente.
  • En nosotros está la capacidad de elegir cómo usar la respiración: podemos llevarla a estados donde sacar su mayor beneficio o podemos ignorarla.
  • El regalo que se nos otorga al respirar de manera intencionada es que podemos estar en orden y paz con nuestro entorno.
  • Cuando prestamos atención a la respiración, por alguna razón, no podemos estar conectados con nada más y eso nos facilita mantener un estado de observación.

Si quieres ahondar más en estos temas puedes suscribirte a la membresía de mi Comunidad y disfrutar de todos los contenidos.

¿Aún no sabes de qué se trata la Comunidad? Es un espacio que he creado para apoyarte a conectar contigo mismo con el fin de que descubras, de manera consciente e intencionada, tu propósito de vida de modo que puedas vivir en un estado de bienestar integral.

En esta membresía comparto audios, meditaciones y lecciones que te ayudan a integrar mente-alma-espíritu para que potencies tu amor propio, pues este es el punto de partida para poder relacionarte armoniosamente con todo lo que te rodea. Además, cada mes celebramos un encuentro en vivo que sirve para profundizar todas las lecciones, hacer preguntas e interactuar conmigo y otros miembros de la Comunidad.

<< Resumen etapa 1 | Respiración ConscienteResumen etapa 4 Y 5 | La respiración para un cambio de paradigma >>