Una vez hemos aprendido a observar la mente y las emociones, el silencio nos lleva a una conversación profunda con el alma, donde comenzar a sentir, en un nivel más sutil, lo que es verdadero de lo que no lo es. Esta es la etapa de este camino que nos lleva hacia ese espacio interno.
Suscríbete y obtén acceso completo a la Comunidad y todo su contenido.