Corazonadas

Pregunta:

Muchas veces tengo una sensación en el pecho… eso que muchos llaman corazonada. En ocasiones me asusta porque es como si presintiera situaciones. A veces es una vibración positiva y otras no tanto. Con el tiempo he aprendido que no me tengo que anticipar, sino esperar. Realmente no me gusta esa sensación. ¿Cómo puedo canalizarla para que no sea angustiante?
Alicia

Respuesta:

Querida Alicia,
De alguna manera anticiparnos en el tiempo es natural. No todos estamos tan atentos y no todos lo podemos percibir de la misma manera. Para nosotros existe un futuro, pero para el alma hay un solo tiempo. Entonces, lo que hace el alma es revelar a través de imágenes, de sensaciones, aquello que ya existe en un nivel de conciencia. Nos está mostrando algo que ya es verdad, que ya existe, aunque los sentidos humanos no lo puedan confirmar.
Por otro lado, el significado de estas visiones o informaciones de carácter negativo, o simplemente desagradables, no vienen del alma. A veces, es la mente la que nos esta hablando. El alma puede estar avisando algo que en la línea del tiempo está previsto, pero puede ser también que tu miedo lo esté proyectando. Cuando sientes algo que puede ser terrible pero lo puedes observar en paz, estás de verdad recibiendo información de un evento que no está ocurriendo en este momento, pero que eventualmente vas a poder presenciar, ver o ser parte de él, o un dato que puede ser util para ti u otra persona. Hay pronosticos que se hacen para que podamos evitarlos, si esta a nuestro alcance.
En cambio, cuando esas imágenes llegan acompañadas por la sensación física del temor, es evidencia de que esa información no viene del alma, de que en realidad tu cuerpo está mostrando de esa manera el miedo. Si me siento en paz, aunque no sea algo positivo, es intuición, es “corazonada”. Y si me perturbo de solo pensarlo, es mi mente que esta mostrandome algo que quizas yo trato de esconder. La tarea es revisar como te sientes cuando llegan esas ideas para identificar si son válidas o solo formas de miedo.