O me dejo llevar por el ego, o me dejo llevar por el espíritu. La abundancia, siempre va a estar en el segundo. No significa que tengamos que renunciar al ego, sino evitar que el ego enturbie la percepción que tiene el espíritu.