Sentirnos solos es el aviso de que estamos a punto de descubrirnos. Es la hora antes del amanecer.