No es necesario ir de la mano del drama para liberar el dolor. Para empezar, alcanza con que podamos ver claramente aquello que nos atormenta.