Todo enredo tiene su manera de desenredarse. Más que una visión optimista de lo que podría ser un problema, es una verdad que debemos aceptar.