¿Cuán poderosa y efectiva es una bendición?