Cada mañana, antes de abrir tus ojos imagina todas las cosas buenas que deseas que te sucedan en el día y así estarás más preparado para disfrutar de esos pequeños milagros.