Comparar es absurdo: cada persona es incomparable en su dignidad y en su grandeza innata.