En lugar de desear paz y prosperidad, reconocer que ellas ya existen en mi interior y que estoy en capacidad de disfrutarlas y compartirlas.
Suscríbete y obtén acceso completo a la Comunidad y todo su contenido.