Las historias bien contadas tienen principio, desarrollo y fin. Cuando vemos una gran película, por ejemplo, podemos involucrarnos a fondo en lo que ocurre y nos identificamos con todo lo que experimenta el protagonista.
Suscríbete y obtén acceso completo a la Comunidad y todo su contenido.