Caminar por este mundo conscientes de nuestra espiritualidad no consiste en dejar de hacer algo o renunciar con dolor a lo que aún no podemos desapegarnos. Tampoco evitar experiencias o personas. Se trata, en realidad, de vivir todo lo que se nos presenta con aceptación, dispuestos a reconocer en lo que vemos o experimentamos la diferencia entre lo que es verdadero y lo que es una simple ilusión.
Suscríbete y obtén acceso completo a la Comunidad y todo su contenido.