¡A veces, nos cuesta tanto aceptar a otra persona! Aún cuando hacemos el intento, nuestra adicción a enjuiciar, controlar o sostener nuestro drama nos gana. Pero hay un camino posible.  Ante todo, aceptar no implica estar de acuerdo.
Suscríbete y obtén acceso completo a la Comunidad y todo su contenido.