Hacemos esta parada por el acto de amor más grande que podemos tener con nosotros mismos: el de ser auténticos.

El objetivo de esta etapa se centra en revelar la intención que está detrás de todo lo que hacemos, en decirle que sí a lo que sentimos que somos, para vivir con más propósito, y por ende, con mayor bienestar.