Si la culpa encubre nuestros pensamientos de condena por no ser buenos o suficientemente honestos, los celos buscan hacer realidad este razonamiento al decirnos que algo o alguien podrá lograrlo. Esta semana, intentemos identificar el origen de estos celos y comprendamos que no podemos seguir buscando afuera lo que solo nosotros podemos darnos.