Hay una adicción que todos, en alguna medida, tenemos: la creencia de que no somos suficientes. Y la única solución posible para desarmar esta idea está en nuestras manos.