No hay dieta que resulte efectiva si no atiendes primero estos dos factores importantes: las ideas que tienes sobre tu cuerpo y tus hábitos cotidianos.