En vez de evitar el dolor, recibámoslo y usémoslo a nuestro favor. El dolor está allí para hacernos saber que el ego ha estado a cargo de nuestras decisiones y es momento de empezar a hacerlo diferente.