La abundancia tiene que ver con sentirnos completos con quienes somos, más allá de lo que creemos ser o tener, es la condición natural que logramos cuando estamos conectados con nuestra vida espiritual.