El cuerpo es la casa donde más tiempo habitaremos, revisemos cómo lo estamos tratando y las toxinas, sobre todo emocionales, que cargamos en él.