Cuando lleguen pensamientos de preocupación o instantes de ansiedad, recuerda descansar en la certeza de saber quién eres. De nada te debes proteger ni de nadie te debes esconder.