Si empezamos a soltar el juicio y ataque hacia una situación o persona, nuestros enemigos imaginarios perderán fuerzas, así como también las amenazas que justifican nuestro resentimiento hacia ellos.