Cuando dejamos que la mente nos mantenga enfocados en ganar o en evitar perder, dejamos de disfrutar el juego de la vida. Animémonos a desafiar lo que por lógica creemos está bien o mal, para conectarnos con la abundancia y hacer uso total de nuestra libertad.