Empecemos a trascender lo “bueno” y lo “malo”, y quedémonos con lo útil y necesario de cada experiencia.