La mejor manera de liberarte de algo es aceptándolo para luego dejarlo ir. Aceptar es soltar el control y estar en paz con la forma en la que ocurrieron las cosas.