¡Respira! Al respirar te unes al movimiento natural de la abundancia que organiza todo lo que experimentas.