Revisemos en qué estamos ocupando nuestro tiempo, para determinar si se alinea con nuestra intención de transformar la vida. ¡Revisemos nuestros hábitos!