Un paso fundamental para recuperar la paz es cuestionarnos aquello que hemos considerado como “malo” y lo que asumimos como “bueno”. Este espacio de reflexión nos va a permitir descubrir el propósito detrás de cada experiencia que vivimos y quedarnos solo con el aprendizaje.