La vida implica constantes e inevitables movimientos, evolución… no aceptarlo significa cederle -mucho- terreno a la incertidumbre y dejar de disfrutar el presente para tratar de controlarlo todo, hasta lo que no está en nuestras manos.