Cuando tus razones son amorosas, no necesitas defenderlas. El enojo llega cuando tratas de justificar aquellas razones que defienden tus miedos, tus inseguridades o tus mentiras.
Suscríbete y obtén acceso completo a la Comunidad y todo su contenido.